Viatge

Viatge

¿Dónde conviene realizar inversión inmobiliaria en México?

 

Expandamos nuestros horizontes y no veamos a los mercados y ciudades consolidadas, vayamos a ver los mercados emergentes, siendo un país tan vasto y rico, México cuenta con muchas ciudades secundarias que están creciendo de manera muy positiva y en las que bien vale apostar:

Comprar casa en Aguascalientes, Tlaxcala, Ensenada, Tijuana, La Paz y Xalapa es una muy buena idea pues los precios promedios de sus vivienda apenas ha rebasado el millón de pesos y si uno se da a la tarea de buscar, seguramente encontrará verdaderos tesoritos inmobiliarios que pueden significar buenos rendimientos a futuro.

Invertir en una casa en algún Pueblo Mágico (Coatepec, Malinalco, Sayulita, Xilitla), en algún destino turístico (Manzanillo, la Riviera Nayarita) también es una buena apuesta pues sus mercados y demanda indican crecimiento seguro en los próximos años.

 

Superando el miedo a comprar una casa usada 

La compra de un inmueble, cualquiera que sea, siempre será una decisión difícil que debe ser bien analizada por todos los compromisos que representa.

Llegado el momento de ir por la casa soñada, o lo más parecido, se debe decidir si se emprenderá su búsqueda por cuenta propia, o se contratará un agente inmobiliario para ser asesorados.

Habrá que considerar que la compra de la vivienda puede ser la única que se realizará en la vida, por ello una asesoría de agentes inmobiliarios puede ser de mucha ayuda. Hay que tomar en cuenta lo siguiente al momento de la búsqueda:

  • Ubicación: Preferir una vivienda que cuente en sus alrededores con escuelas, centros comerciales, unidades médicas, áreas recreativas, etc. El transporte es fundamental, investigar el acceso a las principales vialidades, el tiempo promedio de recorrido en horas pico y el costo.
  • Condiciones: Revisar el estado físico de la casa, si bien la mayoría de los compradores no conocen la calidad de materiales o estructuras, hay que tratar de ser lo más observador posible, considerar que el valuador será el mejor guía. De igual forma, revisar los servicios públicos como agua, alumbrado, electricidad y línea telefónica. Preferir los inmuebles que tienen una antigüedad menor a 30 años, que cuente con estacionamiento, los techos impermeabilizados, sin humedades y con pisos y acabados de calidad.
  • Situación legal: La vivienda debe contar con licencia de uso de suelo, los pagos al corriente de predial, agua, luz, número oficial correcto y colindancias exactas.

 

Existen algunos documentos legales que se deben conocer y revisar junto con un especialista en bienes raíces, los cuales se describirán de manera general, habrá que tomar en cuenta que cada caso es diferente:

Identificación oficial y acta de matrimonio, si es el caso, del vendedor. Esto ayudará a identificar en la escritura notarial, si el que vende es el dueño de la vivienda, o si es una copropiedad.

Título de propiedad o escritura notarial inscrita en el Registro Público de la Propiedad del lugar de ubicación del inmueble, la cual deberá contar con lo siguiente (considerar que existen leyes y reglamentos que rigen la función registral en cada entidad federativa).

Información sobre las dimensiones del terreno. Metros cuadrados construidos y ubicación exacta.

Nombre del propietario. La única persona autorizada para vender la propiedad, es el mismo que aparece como dueño en las escrituras.

El régimen bajo el cual se adquirió la propiedad. Este punto es vital, si el dueño está o estuvo casado bajo el régimen de sociedad conyugal, es fundamental contar con el consentimiento del cónyuge para la venta.

Adeudos, si bien el notario verificará posibles gravámenes o problemas de litigios de la propiedad, es importante indagar si existen algunos adeudos como:

  • Gravamen: Son adeudos por créditos hipotecarios o problemas de embargos a la propiedad, estos deberán estar registrados en el Registro Público de la Propiedad.
  • Predial: Es importante verificar que los pagos por este concepto estén al corriente, y a nombre del propietario que está vendiendo.
  • Adeudos de servicios: Estos no son revisados por el notario, y se refieren a las cuotas de mantenimiento y administración en caso de ser un departamento o casa en condominio.

 

Después de corroborar la información anterior, es momento de firmar un compromiso de compra. Con este acuerdo queda por escrito el precio acordado de la venta, el objeto de compra y el consentimiento del propietario y el comprador. Además el vendedor deberá retirar la propiedad del mercado y congelar el precio acordado.

Fuente: https://www.elportalinmobiliario.com.mx/articulos/articulo/superando-el-miedo-a-comprar-una-casa-usada

Dpel Spa

Anúnciate